CURSO DE FOTOGRAFÍA NOCTURNA

Equipo básico

Cámara:  Con una mínima relación señal-ruido, debe tener modo Bulb para permitir largas exposiciones.

Objetivo: Para empezar lo más versátil es un angular o zoom angular, del orden de los 20-24mm, un 17-40mm así como un 24mm f/1.8.

Tripié.

Cable disparador.

Con éste equipo nos basaremos en la luz natural, ya sea de la luna o de las estrellas, pero también artificial como:
-Flash de mano o linterna para iluminar.
-Filtros calibrados para el flash o la linterna.
-Teleflash. Se trata de un lente fresnel que concentra la luz.
-Linterna frontal.

EXPOSICIONES EN FUNCIÓN A LA DURACIÓN DEL TIEMPO DE OBTURACIÓN:

Muy cortas, de varios segundos. Tomadas durante o después del crepúsculo. El cielo suele aparecer rojo o azul intenso de forma natural. Filtros degradados.

Exposiciones cortas, hasta un minuto. Las estrellas aparecen como puntos o líneas cortas. También puede aparecer la luna en el encuadre.

Exposiciones largas, de varios minutos. En una noche podemos realizar muchas tomas con tiempos de exposición entre tres y veinte minutos. En caso de ser luna llena podemos fotografíar vastos paisajes con o sin ayuda de flash.

Exposiciones muy largas, de varias horas, con ausencia de luna. Un potencial de casi doce horas en invierno para realizar una o más tomas.

fotografía nocturna

CONDICIONES DEL CIELO

Despejado. Mejor a primeras o últimas horas de la noche, aunque veamos el cielo negro, en una exposición de varios minutos aparecerá de color azul profundo.

Ligeramente nublado. Hay que tener en cuenta que las líneas de las estrellas pueden transparentarse a través de las nubes. La luna puede ser muy atractiva semioculta entre la poca nubosidad.

Nubes densas sobre cielo despejado. La nubes aparecen movidas y marcan una trayectoria.

Nublado. Podemos buscar la “suciedad” lumínica del cielo, que parecerá teñido de un color inusual.

También debes llevar un reloj o cronómetro si no disponemos de contador de segundos en nuestra cámara o en el cable disparador para calcular la exposición.

Al principio conviene analizar repetidas veces el encuadre, sobre todo el nivel del horizonte, revisar los ángulos y zonas oscuras del encuadre.

RUIDO

Las limitaciones de los sensores provienen del ruido. Las largas exposiciones son un compromiso entre el resultado y la calidad; una exposición larga muestra líneas de estrellas pero mayor cantidad de ruido.

El ruido puede provenir de valor ISO muy elevado.
De la temperatura, de forma que una exposición larga provoca el calentamiento del sensor.

Una combinación de ambas.
La temperatura ambiente es un factor importante, pues bajas temperaturas contribuyen a disipar el calor y podremos realizar exposiciones más largas con menos presencia de ruido.

Cuando vamos a realizar la toma definitiva, una vez afinado el tiempo de exposición y la iluminación, podemos apagar la cámara unos minutos para permitir que el sensor se enfríe.
Debemos utilizar diafragmas lo más abiertos posible. De ésta forma acortamos el tiempo de exposición y obtenemos mayor cantidad de estrellas en el cielo.

Los paisajes crepusculares o nocturnos en los que aparece cayendo la lluvia o la nieve tienen un valor añadido y una gran dificultad en su obtención.

Para conseguir un buen resultado debemos realizar un disparo de flash con la luz más o menos frontal para ver sobreexpuestas ligeramente las gotas o los copos cayendo. Los tiempos de exposición pueden variar mucho según las condiciones ambientales.

Con toda ésta información ya estás más preparado para salir y tomar tus mejores fotografías nocturnas.